Inicio
Entrar en área restringida
Entrar
Contactar
Sábado
18
Noviembre

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ilustre Colegio de
Abogados de Melilla
AREA PRIVADA
COLEGIO
GUARDIAS
FORMACION
CIRCULARES Y BOLETINES
REVISTA CON LA VENIA
OTRAS WEB
NOTICIAS
ANUNCIOS
MODELOS DE GUARDIA
REQUISITOS DE INCORPORACIÓN

Jueves, 01 de Enero de 1970
NOTICIAS MUTUALIDAD

Por:
NOTICIAS MUTUALIDAD
Pulse el siguiente enlace para ver la noticia....

Ver enlace

Jueves, 01 de Enero de 1970
XXV Curso de verano "Derecho Militar, Justicia Penal y Operaciones de apoyo a la Paz"

Por:
XXV Curso de verano "Derecho Militar, Justicia Penal y Operaciones de apoyo a la Paz"
...

Leer más
XXV Curso de verano "Derecho Militar, Justicia Penal y Operaciones de apoyo a la Paz"

Jueves, 01 de Enero de 1970
Ignacio Ruiz: "De la violencia de género se sale, pero jamás permaneciendo en silencio"

Por:
Ignacio Ruiz: "De la violencia de género se sale, pero jamás permaneciendo en silencio"
14/07/16
Comunicación/ICAME
Organizado por la Viceconsejería de la Mujer y en colaboración con el Ilustre Colegio de Abogados de Meli...

Leer más
Ignacio Ruiz: "De la violencia de género se sale, pero jamás permaneciendo en silencio"

14/07/16
Comunicación/ICAME
Organizado por la Viceconsejería de la Mujer y en colaboración con el Ilustre Colegio de Abogados de Melilla (ICAME), se presentó en la sede Colegial y con la presencia de Isabel Moreno y de Blas Jesús Imbroda, la obra "Francisca de Pedraza, Mujer, Madre Esposa...maltratada", cuyo autor es el historiador Ignacio Ruiz Rodríguez, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Se trata del caso de Francisca de Pedraza, una mujer huérfana que se rebeló contra las continuas palizas de su marido y que ahora, más de 500 años después, es recogida en el libro obtenido de consultas de procesos judiciales. La mujer, harta del reiterado maltrato de su marido, solicitó el divorcio, algo utópico en la sociedad española de entonces.
«Lo natural habría sido el suicidio o la huida; aquella sociedad, en lugar de defender a la agredida, se limitaba a mirar para otro lado, entendiendo que era casi lo lógico que, dentro de ese sometimiento natural de la mujer al marido, éste se excediese en su ánimo de corregirla», declara su autor. Educada en un convento, Francisca de Pedraza solo lo abandonó para casarse con Jerónimo de Jaras, quien adquirió su tutela. Como consecuencia de una de sus innumerables palizas, Francisca, abortó. Los profesionales de la justicia ordinaria le indicaron que no eran competentes para tratar asuntos que tenían que ver con vínculos tan sagrados como el del matrimonio, así que la remitieron a la justicia eclesiástica. "En una sentencia los eclesiásticos instaron a su marido que fuese "bueno, honesto y considerado con la demandante. Una medida con la que venían a decir péguele, pero no tanto", dijo el autor. Llegado el caso a la Corte de Justicia de Alcalá, el primer rector graduado en ambos derechos, canónico y privado, Álvaro de Ayala, que no era juez competente, pero en 1624 firmó una Sentencia histórica, concediéndole el divorcio, dictaba la primera orden de alejamiento del marido, obligándole a este a que devolviese la dote a la mujer, la cual se iría a vivir junto a sus dos hijos


Página 36 de 77 - Mostrando 3 resultados, del 106 al 108 de un total de 229